+34 948 22 57 25 / On parle Français / We speak English


Odontología Conservadora


Sobre la Caries dental

La caries dental es una enfermedad antigua y nueva. Si jugamos con los adjetivos y les damos la vuelta, podemos decir que: nueva, porque el hombre primitivo (antes de la aparición de la agricultura, unos 12.000 años AC) no la conocía; antigua, porque las generaciones que nos han precedido, hasta las más antiguas en el recuerdo de nuestros mayores, la padecieron con intensidad. Hasta tal punto de desdentar a muchos de nuestros antepasados recientes.

Actualmente, sigue siendo la enfermedad más prevalente del homo sapiens, la más frecuente por encima de cualquier otra: a lo largo de su vida casi el 100% de las personas la han padecido o la padecen. Así lo documenta la Organización Mundial de la Salud. Fue denominada la pandemia del s.XX.

La caries dental es una enfermedad multifactorial (como todas), de origen bacteriano (como muchas) y que depende de la dieta. También de la higiene y modernamente del aporte de flúor a la boca, pero sobre todo de la dieta. Cuando las bacterias que viven en nuestra boca entran en contacto con hidratos de carbono (principalmente azúcares y harinas refinadas) se alimentan de ellos, y de ese proceso resultan unos desechos ácidos que atacan la superficie del diente: así comienza la lesión de caries. Todos los alimentos procesados, industriales, llevan gran cantidad de azúcar escondido. Y por supuesto los zumos, bebidas carbonatadas (refrescos), bollos, chocolate… y las «chuches».

Solo empastar (obturar) las cavidades de caries no resuelve el problema, lo alivia pero no lo resuelve. Esta enfermedad se combate con tres líneas principales de actuación:

  1. No tomar azúcares ni harinas refinadas en exceso y evitarlas entre comidas; es más nociva la frecuencia que la cantidad.
  2. Cepillar los dientes como mínimo “2 veces al día durante 2 minutos cada vez”; y mejor si podemos hacerlo después de cada comida.
  3. Utilizar siempre un dentífrico con flúor.

Es casi inevitable que en los dientes se produzcan pequeñas lesiones de caries, iniciales, pero si se siguen estos consejos la mayoría no progresan y se detienen. Sin embargo, cuando una lesión progresa e invade el interior del diente es necesario recurrir a obturarla, lo que coloquialmente llamamos hacer un empaste.


Conozca más sobre nuestros servicios